PERFORMANCE "Veronika te baila un Tango"

Pues bien, aquí estamos.!!! En una primera instancia colgaré la nota de mi último proyecto, "Veronika te baila un Tango", una Performance Audiovisual, que junto a VJ’s,  hemos creado un espacio único, en "La Tabacalera" de Madrid. Con ustedes la nota de un poeta y amigo,"José Ramón Huidobro".

Well, here we are! To begin with I am posting a note from my last project "Veronika dances a Tango for you", an audiovisual performance in which, together with VJ's, we have have created a unique space at “La Tabacalera” in Madrid. I leave you with a note from the poet and friend, "José Ramón Huidobro". 

 

 

DESNUDA INSUMISIÓN

"La barra sujeta el suelo al techo. No se caen los objetos nunca desde el firme al cielo, la gravedad está mal narrada pues hay una vocación por desafiar a las leyes físicas e inmorales. Si no fuera por la normativa nadie permanecería en el subsuelo, si no se impusiera la vergüenza voltearíamos nuestra cabeza y la orientaríamos hacia el vértigo que postra cuando se duda. Sólo hay que arrancarse los dedos de los ojos y la liberación del dolor generará ingravidez. La magnesia en las palmas de la mano, el maquillaje en el rostro, el cráneo rapado como demostración de la desafiante feminidad. Y las piernas fuertes, preparadas para sujetar el peso de todas las miradas hacia dentro y hacer de los cuerpos más pesados plumas que nunca ceden al verano, cuando ni el orgasmo se permite respirar. Los tacones de cristal atraviesan las pupilas. Se perforan en cada quiebro, pasos de tango, rodillas oscilantes, serpiente enroscada, deseo helicoidal. Una mano, luego otra, piernas en ángulo recto, imperceptible esfuerzo y el límite de la vista. Allá arriba está Veronika, con su desnuda insumisión. Empieza a deslizarse, puede dudar, caer en la lógica de quienes obedecen las reglas de la cotidianidad. No frecuentan los cabarets ni los ambientes prohibidos, el perfume contaminado entre las sábanas de raso, desgarradas y salvadoras, la fuga hacia la luna, las noches que absorben, la droga en vena y la constante evasión. Suena el tango, baila para ti, por tu constante rigidez. Las mallas, su lencería son invisibles cuando una bocanada salva, como un beso es letal. Escucha sus pasos, se pierden. Estás boca abajo, no sabes cómo volar."
 

 

Texto: José Ramón Huidobro
Fotografias: María Roig
Share: